quarta-feira, setembro 14, 2005

Charles Baudelaire


La Mala Suerte

Para levantar una carga tan pesada,
Sísifo, haría falta tu coraje.
Por más que ponga el corazón en el trabajo,
el Arte es largo y el Tiempo demasiado corto.
Huyendo de sepulcros celebrados,
hacia el más aislado cementerio,
mi corazón, como un tambor velado,
va resonando marchas fúnebres.

Más de un diamante duerme sepultado
en las tinieblas y el olvido,
lejos de picos y de sondas;
más de una flor exhala a su pesar
su perfume, dulce cual un secreto,
en las soledades más profundas.

Nenhum comentário: